En este momento estás viendo Sesión «Home, sweet home»

Sesión «Home, sweet home»

Sara y su familia me abrieron las puertas de su casa para hacer una sesión de fotos muy muy especial.

Estaban esperando al nuevo miembro de la familia, que llegaría unas semanas después. Normalmente las sesiones de embarazo y familia las hago en exteriores, pero ellos buscaban la calidez de su hogar. Querían que el recuerdo no solo fuera de esa barriguita y lo pequeña que era L semanas antes de convertirse en hermana mayor. También querían recordar como era su casa antes de ser 4. Una sesión Home, sweet home, era lo mejor para ellos.

La luz de su salón era preciosa. 

Por el gran ventanal se colaban los rayos de sol del principio de otoño y daban al salón un aspecto muy acogedor. Así que, sin más dilación, saqué mi cámara y allí mismo empecé a hacer fotos.

Estuvimos un rato en el sofá, besos, cosquillas, caras divertidas. La peque iba y venía y en una fuga a su habitación aproveché para hacerles retratos a los padres juntos. Porque, para las que ya sois madres, me diréis que el número de fotos con vuestra pareja ha caído en picado desde que vuestro o vuestra peque nació… 

No hay que olvidar que antes de ser
3 o 4 o 5, fuisteis una pareja, solo dos.

No dejéis de haceros fotos con vuestro compañero de vida.

Después, pasamos a la habitación.

Yo estaba deseando verla en directo desde que Sara me mandó por whatsapp el vídeo para mostrarme la luz que había en su casa. En ese vídeo me enseñaba un rinconcito que me hizo ojitos desde el primer momento que lo vi. 

Era perfecto para unas fotos de ella sola luciendo barrigola.

Madre e hija…

Eran los últimos días como hija única. Los últimos días siendo ese bebé pequeño. Últimos días antes de otra pequeña gran revolución.

Como madre que soy, intuía un poquito lo que sería cuando naciera mi segunda hija. Pero hubo cientos de cosas nuevas y distintas que no habría podido ni imaginar. Una de ellas fue ver que mi hija mayor, la primera, la que dejé en casa de los abuelos siendo pequeñita, volvió tres días después siendo una giganta. 

Así que, veo necesario dedicar un ratito como este. Solo ellas dos. 

Fue una sesión muy bonita y muy tranquila. Me encanta que me abráis las puertas de vuestra casa y me dejéis inmortalizar momentos así.

Si te ha gustado esta sesión de fotos en casa y quieres más info, no dudes en escribirme. Y si acabas de ser mamá y lo que tienes en casa es un bebé chiquitín, te dejo este post sobre las sesiones de los primeros meses, se me cae la baba con los más pequeños. 

SaraS

Deja una respuesta